12 sept. 2012

La ciencia española se desmorona con un 25% menos de presupuesto en 2012


Nadie podía imaginar el gran batacazo que se ha dado la ciencia española. La I+D se ha llevado una de las peores partes en el reparto de los recortes presupuestarios en un país donde a los políticos se les llena la boca cuando hablan de un modelo económico basado en el conocimiento y la I+D. En 2011 el gasto total en I+D (incluye gasto civil y militar) fue de 8.586 millones de euros. Las peores previsiones indicaban que descendería el gasto en torno al 9% y la cifra se quedaría en 7.843 millones, lo que desató una cadena de protestas y acciones de parte de los colectivos científicos, incluyendo una carta abierta por la ciencia en la que se pedía una "excepción para la ciencia".
Sin embargo, para 2012 la aportación económica no llegará a los 6.400 millones, un 25,5% menos que en 2011. Y si se compara con la partida dedicada a I+D en el año 2009 (que fue de 9.662 millones de euros), el gasto para este ejercicio se queda en casi un 35% menos que hace sólo tres años.
El recorte total, sumando los programas de investigación civiles y militares, es de casi 2.200 millones de euros. Pero la parte civil ha sufrido en mayor medida los ajustes tanto en términos brutos, como porcentuales. La investigación civil pasa de 7.576 millones en 2011 a 5.633 en 2012, lo que supone un 25,6% de reducción. Los programas militares pasan de 1.009 millones el pasado año a 757 en los presupuestos recién presentados, un 24,9% menos que en 2011.

2.200 millones de reducción

La secretaria de Estado de Ciencia, Carmen Vela, cifró hace pocas semanas el recorte de su secretaría para 2012 en 531 millones de euros menos en subvenciones y 211 en préstamos. Pero esos 742 millones de reducción anunciados por la máxima responsable de ciencia en el Gobierno se han convertido en más de 1.300 millones en los Presupuestos Generales del Estado 2012 recién anunciados, según fuentes de la propia Secretaría.
Los créditos del presupuesto no financiero en I+D+i, es decir, las subvenciones directas, ascienden en estos PGE a 2.461,90 millones de euros y los créditos del presupuesto financiero, los destinados a préstamos para entidades de investigación, se elevan a 3.171,33 millones de euros. Las subvenciones directas, que son la parte del león de las partidas de I+D, se han reducido un 41% desde 2009, año en el que se invirtieron 4.175 millones de euros.
Una de las peores partes se la ha llevado el programa de Fomento y coordinación de la investigación científica y técnica, que se destina entre otras cosas a financiar, a través de las convocatorias públicas, las actividades de I+D+i. El presupuesto asciende para el año 2012 a 1.392,46 millones de euros, lo que supone un 24,7% de reducción.
La Astronomía y la astrofísica también sufren un recorte importante del 17,4% con respecto a 2011. Una cifra pareja al 17% de recorte que sufre el Instituto Astrofísico de Canarias (IAC), el centro de referencia en España y uno de los más punteros a escala internacional. Su presupuesto pasa de 20,54 millones a 17,04. Como agencia, el CSIC no ha salido mal parado y 'sólo' ha visto reducido su presupuesto en un 2,8%, de 688 millones a 668. Sin embargo, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) no ha salido tan bien parada y ha sufrido una disminución del 28,9%, pasando de 122 millones a 87.
Los representantes del PP, aunque no habían dado detalles, ya habían adelantado que el recorte sería "relevante". El portavoz del Partido Popular para temas de I+D, Alejandro Fernández, aseguró hace pocas semanas que en los presupuestos generales de 2012 habría un "recorte relevante" en investigación y desarrollo (I+D). Pero en aquella ocasión, ante un auditorio abarrotado de científicos y personalidades de organizaciones y sindicatos relacionados con la investigación, nadie podía imaginar que aquello de 'relevante' se convertiría en un 25% de reducción.
"El modelo productivo español se ha agotado, con lo que es necesario impulsar un cambio a través de la apuesta por la investigación y la innovación como medios para conseguir una economía basada en el conocimiento que permita garantizar un crecimiento más equilibrado, diversificado y sostenible". Con esta declaración de intenciones comienza el preámbulo a la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación aprobada en mayo de 2011 por el 99% del Congreso de los Diputados y del Senado en lo que fue interpretado por las fuerzas políticas mayoritarias como un pacto de Estado por la Ciencia.
Fuente: Miguel G. Corral | Madrid | El mundo.

No hay comentarios: