18 sept. 2011

Aíslan y crean en laboratorio células madre del colon


Reparar los órganos, tejidos y células dañados del cuerpo mediante las producidas en laboratorio a partir de los tejidos originales de los propios pacientes. Este es el viejo sueño de la medicina regenerativa que ahora está un poco más cerca gracias a un hallazgo clave liderado por científicos del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona (IBR) en el que han colaborado la Universidad Médica de Utrech (Holanda) y el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

Los investigadores han conseguido por primera vez identificar, aislar y hacer crecer en un laboratorio células madre del epitelio del colon humano, un avance que abre nuevas vías terapéuticas para combatir las múltiples enfermedades del tracto intestinal, desde el Crohn, la colitis ulcerosa o los propios tumores de colon.

«Este logro abre un nuevo y excitante campo de investigación con un gran potencial para conseguir grandes avances en la medicina regenerativa», explica Peter Jung, investigador del IBR y primer autor del artículo "Isolation and in vitro expansion of human colonic stem cells"  que aparece publicado en Nature Medicine.

Identidad a la sombra

Desde hace décadas, los científicos tenían evidencias de la existencia de células madre en el colon, las encargadas de regenerar la capa interior de nuestro intestino delgado. Sin embargo, su identidad había permanecido en la sombra. Los científicos no solo han identificado la localización de estas células, sino que también han desarrollado un método para su aislamiento y su expansión in vitro. O, lo que es lo mismo, han establecido la receta para mantener vivas fuera del cuerpo las células madre del colon humanas y derivar de ellas líneas de células madre intestinales en condiciones de laboratorio totalmente definidas.


Durante años, los investigadores de todo el mundo han intentado sin éxito propagar el tejido intestinal en el laboratorio, pero debido a que la gran mayoría de las células de este tejido son células diferenciadas que ya no pueden proliferar solo podían sobrevivir durante unos días en estas condiciones.

«A partir de ahora, la comunidad científica dispone -resalta Jung- de una receta bien definida para aislar estas células y derivar líneas estables con la capacidad de crecer de forma indiferenciada durante meses». Estas células se pueden mantener en placas hasta cinco meses, pero también, si es necesario, se puede inducir artificialmente su diferenciación hacia células epiteliales intestinales. O, lo que es lo mismo, el cuerpo ya tiene repuestos de laboratorio para reparar las dañadas del tracto intestinal.

Los investigadores también sospechan que en las alteraciones de estas células madre de colon puede estar el origen del cáncer colorrectal o de la enfermedad de Crohn, una alteración inflamatoria del intestino de origen autoinmune.


Fuente: La Voz de Galicia.es