2 may. 2011

La biomedicina busca otra forma de atacar el cáncer


Según un estudio de ensayo, la terapia inmune demuestra ser eficaz contra el melanoma. Si esto tiene éxito, tal vez sería una forma de terminar con la terriblemente destructiva quimioterapia.


El melanoma, una de las formas más comunes de cáncer, es generalmente tratado con cirugía y quimioterapia agresiva. En un nuevo estudio preliminar, Marcus O. Butler, médico del Dana Farber Cancer Institute de Boston, sugiere una forma más delicada, más suave de tratar el melanoma y tal vez otros tipos de tumores malignos, usando el propio sistema defensivo del cuerpo humano.

En un estudio publicado en la edición del 27 de abril de Science Translational Medicine, Butler y sus colegas extrayeron células inmunes de nueve pacientes. Las combinaron en laboratorio, dándoles la capacidad de recordar células cancerosas – las multiplicaron y las inocularon de nuevo en los pacientes de los cuales habían sido extraídas. Esa técnica, llamada terapia de células t. adoptivas, prepara el sistema inmunológico para buscar y destruir las células cancerosas en todo el cuerpo.

Diez semanas después de comenzada la terapia, siete de los nueve pacientes tenían más de esas células especialmente entrenadas del número con que habían comenzado. En cuatro de los pacientes la enfermedad se había vuelto estable – ni avanzaba ni retrocedía. En un paciente, el cáncer desapareció completamente; dos años después, todavía no ha retornado.

El doctor Cassian Yee, profesor de la Universidad de Washington e investigador en el Fred Hutchinson Cancer Research Center, dice que el estudio Dana-Farber demuestra que la terapia adoptiva puede funcionar.

Yee, quien también investiga la terapia adoptiva, dice que los oncólogos tienden a preferir los tratamientos más agresivos que salvan vidas pero dejan a los pacientes agotados y enfermos. El éxito de Butler sugiere que podrían desarrollarse tratamientos igualmente eficaces pero que sean menos dañinos, dice.

Como los pacientes de Butler estaban relativamente saludables, dice Yee, hará falta más investigación para determinar la eficacia en los pacientes más enfermos.

El trabajo no está listo todavía para la comercialización. Los métodos de laboratorio para reforzar las células inmunológicas deben ser perfeccionados y hacerse más eficientes, y también hacen falta más pruebas clínicas, dicen ambos, Butler y Yee.

Ejemplos de estas terapias







Fuente: http://www.mercado.com.ar/