6 mar. 2011

El I+CS de Aragón reduce presupuestos en un 5% en 2011

El Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (I+CS) ha visto reducido el pasado año el número de proyectos, sobre todo los de investigación clínica financiados por la industria, debido a la crisis económica, que también ha hecho disminuir sus fuentes de financiación tanto públicas como privadas.

Así lo ha puesto de manifiesto hoy su director gerente, Esteban de Manuel, quien ha citado entre los retos más inminentes del I+CS el conseguir la acreditación como instituto de investigación sanitaria a nivel nacional y la puesta en marcha del Centro de Investigación en Biomedicina (CIBA), prevista para finales de año.




De Manuel ha comparecido en la Comisión de Sanidad de las Cortes de Aragón, a petición de la consejera de Salud y Consumo, Luisa María Noeno, para informar sobre los programas y proyectos que actualmente tiene en desarrollo este organismo, que tiene como objetivo es dar servicio de gestión del conocimiento a los centros de salud aragoneses.

En su intervención, ha señalado que a finales de 2010 el centro tenía 247 ensayos clínicos activos, tanto en hospitales como en Atención Primaria, y ha informado de que por primera vez van a desarrollar investigación clínica independiente, no financiada por la industria, ya que se dirige a enfermedades donde no hay interés privado.

En este sentido, tras informar de que disponen de setenta grupos de investigación clínica, ha señalado que han puesto en marcha siete proyectos propios, mientras que seis están en tramitación Asimismo ha informado de la creación de la Unidad de Investigación Clínica Aragón, para todos los centros sanitarios y de apoyo a los ensayos clínicos, y que tiene 23 trabajadores de apoyo.

Sobre su financiación, el I+CS cuenta con un presupuesto para 2011 de 14.800.000 euros, un 5 por ciento menos que en el ejercicio anterior, unos fondos que suponen el 44 por ciento de su financiación, ya que el resto proviene de convenios con las administraciones y del sector privado, ha explicado su director gerente.

Por ello, ha señalado que el presupuesto final será mayor que los 14,8 millones si todo salen como esperan, al igual que ocurrió en 2010 que partieron con 15,5 millones presupuestados y acabaron con 28 millones.

Aunque De Manuel ha subrayado que este año será peor porque el Ministerio de Ciencia e Innovación no va a sacar la convocatoria de infraestructuras, al tiempo que ha mostrado su confianza en poder seguir avanzando en el futuro.

El I+CS tiene once líneas de investigación, 180 científicos contratados, y entre sus grandes retos está el conseguir la acreditación como instituto de investigación sanitaria a nivel nacional, para lo que la próxima semana tendrá que pasar una auditoría, ha explicado.

Además, en su opinión el CIBA, que se encuentran en una fase muy avanzada de construcción, servirá para atraer talentos y recursos a la Comunidad aragonesa.

Una infraestructura de investigación que funcionará poco tiempo después de su finalización y a la que se trasladarán las unidades que ya funcionan en los hospitales Servet, Clínico y Universidad de Zaragoza.

Todos los grupos políticos han ensalzado la labor del instituto, pero se han interesado por si la reducción de presupuesto afectará a sus futuros proyectos.

Por parte del PP, María Felisa Rodríguez ha reconocido el trabajo del instituto que en su opinión redundará en los servicios sanitarios que se dan a los ciudadanos, mientras que Nieves Ibeas, de CHA, ha felicitado a De Manuel por los logros conseguidos y le ha deseado que consiga la acreditación para su reconocimiento nacional.

Eduardo Alonso (PSOE) ha matizado que los verdaderos presupuestos del I+CS se conocerán a final de año y Javier Callau (PAR) se interesó por la manera en que se va a solucionar esta financiación.

Fuente: Zaragoza, 1 mar (EFE).-