11 mar. 2011

El CNIO pierde a otra 'estrella'

Miguel Ángel Piris. En su despacho del CNIO, con las cuatro torres de Madrid de fondo.

Como en un viejo transatlántico con varios años de travesía a sus espaldas, al Centro de Investigaciones Oncológicas (CNIO) no dejan de surgirle vías de agua. La última se llama Miguel Ángel Piris (Zaragoza, 1952). El hasta ahora director del Programa de Patología Molecular y vicedirector del centro (llamado incluso a suceder a su director, Mariano Barbacid) ha decidido dejar su puesto para seguir su carrera investigadora en Santander.



Como confirman a ELMUNDO.es fuentes del CNIO, Piris anunció su decisión el pasado mes, "aunque el traslado no se hará de un día para otro, sino que se prolongará a lo largo de dos o tres meses en los que estará a medio camino entre ambos lugares". Él mismo explicaba así su decisión a este periódico por teléfono: "Me voy por una cuestión personal, mi familia es de Cantabria y éste era el momento de aceptar una oferta que esta universidad me hizo hace dos años".

En su nuevo destino compatibilizará los cargos de director científico del Instituto de Formación e Investigación Marqués de Valdecilla de Santander, con una plaza en la universidad y la jefatura del servicio de Patología Molecular del Hospital Marqués de Valdecilla. "Desde luego, en Santander estaré más cerca de los pacientes que en Madrid", reconoce, "porque ése es un 'gap' aún no resuelto en el CNIO, aunque espero que se solucione en el futuro".

A pesar de que su salida se produce en un momento convulso en el centro, con su director 'dimitido' hace casi año y medio pero aún en el cargo, tanto Piris como un portavoz del CNIO enmarcan su marcha dentro de la normalidad. "La movilidad de los investigadores ocurre en todos los grandes centros del mundo", explican en el centro. "Llevo 11 años allí y me voy por una decisión personal. El CNIO es un centro magnífico, de referencia en todo el mundo. No me voy por un acto de protesta ni por diferencias personales con Mariano Barbacid, que es amigo mío, ni mi marcha se puede interpretar como un daño a la institución", admite el implicado.

Sin sustituto de momento

Sí reconoce que a corto plazo "puede parecer malo que yo me vaya, pero dentro de unos meses se verá como una oportunidad para que entre sangre joven. De hecho, el CNIO tiene ahora la ocasión para contratar a alguien más clínico que yo". El aislamiento con respecto a los servicios de Oncología, es decir, la lejanía de los pacientes con cáncer, ha sido siempre una de las mayores críticas que se le ha hecho al CNIO, algo que se trató de paliar con la firma de un convenio en junio de 2009 con el Hospital de Fuenlabrada.

De momento no está muy claro si será alguien de su propio equipo quien se haga cargo de la dirección del Programa Molecular o se opte por una persona de fuera para cubrir el hueco que deja Piris, cuyo nombre se suma a la lista de quienes han anunciado su marcha en los últimos años, como Luis Serrano, Jaime Renart, Jorge Alemany, Manel Esteller y, esta misma semana, James R. Bischoff, director del programa de Terapias Experimentales hasta el pasado viernes.

En septiembre de 2009, Mariano Barbacid anunció su decisión de abandonar la dirección del centro para centrarse en la investigación, pero desde entonces no han fructificado los intentos por encontrarle un sustituto a la altura. Fuentes del Ministerio de Ciencia aseguran que en diciembre ofrecieron a Piris ser su sustituto provisional hasta contratar al candidato definitivo, a lo que él se negó alegando motivos personales. Entonces, en un nuevo episodio rocambolesco, Barbacid decidió echarle un pulso al Ministerio de Ciencia y, en contra de lo dicho en septiembre, anunció a sus jefes de grupo que seguiría al frente del transatlántico.

En el fondo de esta disputa están las diferencias entre la cartera que dirige Cristina Garmendia y el propio Barbacid por el modelo de gestión económica del centro. Barbacid manifestó al ministerio su intención de crear una 'agrupación de interés económico', una figura jurídica con parte de capital privado, para poder explotar económicamente algunos de los avances que salen del CNIO. Pero Ciencia se negó.

Como relatan trabajadores del centro a ELMUNDO.es Barbacid se reunió este martes con ellos para comunicarles la negativa de Ciencia a la creación de esta agrupación, que afectaría sobre todo al Programa de Terapias Experimentales, dirigido desde el viernes por Joaquín Pastor. En esta reunión se comunicó que se estaban buscando alternativas de financiación privada para solucionar el déficit al que se enfrentará este departamento a partir de 2012, por lo que algunos investigadores temen incluso por la continuidad de su puesto de trabajo.

Fuente noticia: El Mundo 11/3/2011
Fotografía: herenciageneticayenfermedad