25 feb. 2011

El Instituto de Biomedicina de Sevilla investiga si existen genes que predisponen a padecer párkinson

El director del Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS) y experto en el tratamiento con células madre para enfermedades neurodegenerativas, José López Barneo, participó ayer en un seminario del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (Imibic). Este experto dio a conocer el trabajo que desarrolla su grupo para tratar de buscar terapias que en el futuro puedan eliminar y prevenir la enfermedad de Parkinson, una patología ocasionada por la muerte progresiva de células nerviosas, que sigue sin tener cura. Este investigador lleva junto a su equipo unos 15 años tratando de conseguir este gran objetivo.



--¿En qué punto se encuentran las investigaciones que dirige para buscar terapias que ayuden a tratar el párkinson?

--Hace unos años realizamos dos ensayos clínicos con 14 pacientes en total para tratar de encontrar una terapia antiparkinsoniana. En la enfermedad de Parkinson existe un déficit en el cerebro de una sustancia denominada dopamina. Extraíamos células madre del cuerpo carotídeo, glándula que se sitúa en el cuello, próxima a las arterias carótidas y que sintetiza grandes cantidades de dopamina. En un mismo acto quirúrgico, extraíamos el cuerpo carotídeo y realizábamos después autotrasplantes de esas células madre en el cerebro, en la zona donde se necesitaba la dopamina. Los resultados fueron interesantes, pero no curativos, pues aunque un tercio de los enfermos mejoró después de recibir un trasplante de glándula carotídea, la media de mejoría rondaba entre el 20% y el 30% y debemos lograr avances más significativos. Por eso, dejamos de hacer estos trasplantes.

--Tras estos resultados, ¿qué línea han seguido después?

--Como la glándula carotídea es muy pequeña, del tamaño de un garbanzo, llevamos unos años trabajando en técnicas de laboratorio para hacer crecer in vitro las células antes de ser trasplantadas, partiendo de que son sustancias que aumentan su tamaño de forma natural en condiciones de hipoxia (falta de oxígeno). En la primera fase con animales la investigación fue muy bien, pero no tanto con los humanos. Hemos registrado una patente internacional, ya que mi equipo fue el que descubrió la importancia de las células madre del cuerpo carotídeo, y se ha creado una empresa, Genetrix, para facilitar esta fase de la investigación.

--Además, están investigando las causas del párkinson.

--Investigamos si existen genes que predisponen a padecer esta enfermedad. Probamos en modelos animales diversas modificaciones genéticas y hemos identificado un par de genes, que cuando se manipulan y se quitan a los ratones provocan síndromes parkinsonianos.

--¿El IBIS colabora con el Imibic de Córdoba?

--Sí, tenemos dos proyectos, uno en colaboración con el profesor Justo Pastor Castaño y otro sobre los factores protectores del aceite de oliva.

--Le concedieron el premio extraordinario a su tesis, dirigida por el cordobés Diego Mir Jordano.

--Sí, he mantenido una gran relación con este catedrático de Fisiología, así como con su hermano Rafael Mir Jordano.