23 ene. 2011

Genyo se vuelca en tres proyectos de genética y oncología molecular



El Centro andaluz de Genómica e Investigación Oncológica (Genyo), con sede en Granada e inaugurado a Noviembre de 2010, centra en la actualidad su labor en tres proyectos de investigación relacionados con la variabilidad genética y la oncología molecular.


Según ha explicado el director de Genyo, José Antonio Lorente, el estudio de variabilidad genética se centra en las enfermedades autoinmunes en general y en el lupus eritematoso en particular, una patología de cierta complejidad genética que es clave par el conocimiento de las reacciones autoinmunes e inmunes del organismo.

Junto a esta línea, dirigida por la coordinadora del área de Variabilidad Genética, Marta Alarcón, que se ha incorporado a Genyo tras más de 20 años en la Universidad sueca de Uppsala, el centro andaluz desarrolla otros dos proyectos de oncología molecular.

Uno de ellos está dirigido por Juan Carlos Rodríguez-Manzaneque, uno de los máximos expertos en la proteasa extracelular ADMTS1, y en general en procesos de angiogénesis tumoral, el crecimiento de arterias y venas de modo rápido en tejidos cancerosos para permitir su avance.

La otra, dirigida por Pedro Sánchez-Rovira y el propio Lorente bajo la coordinación de María José Serrano, se centra en el estudio de las células tumorales circulantes, que son aquellas que, provenientes de tejidos tumorales, se liberan a la sangre y ocasionan, entre otros problemas, las metástasis.

El aislamiento y conocimiento de las características de estas células será clave para el tratamiento efectivo del cáncer, según Lorente.

A estos tres estudios que ya desarrolla Genyo, se unirá la labor investigadora de grupos de trabajo especializados en la individualización del cáncer, genética de enfermedades otorrinolaringológicas y cáncer hematológico, que se incorporarán entre este mes y el de abril.

Los resultados de las investigaciones médicas impulsadas por Genyo ya se han traducido en la publicación de varios artículos.

Según Lorente, la principal labor encomendada por la Consejería de Salud a este centro especializado en genómica y oncología es la traslación de la investigación al paciente en el menor tiempo posible.

En su opinión, en el plazo aproximado de 12 a 18 meses algunos de los hallazgos de Genyo podrán ser aplicados total o parcialmente en los pacientes, "tanto para el diagnóstico como para el tratamiento, pronóstico y prevención".

"En todo caso, el conocimiento científico es acumulativo, lo que implica que cualquier hallazgo confirmado es útil para nuestros investigadores o para otros grupos que se dedican a temas similares, por lo que al final ningún esfuerzo es baldío", dice Lorente.

Ubicado en el Parque Tecnológico Ciencias de la Salud de Granada, Genyo fue inaugurado oficialmente el pasado noviembre con el objetivo de convertirse en referente internacional en la investigación de enfermedades de base genética como el cáncer.

Se trata del primer centro de ámbito nacional dedicado a la genómica que integra a la administración pública (la Junta); la Universidad y el sector empresarial biotecnológico y farmacéutico (cuenta con la participación de la compañía biomédica Pfizer).

Fuente: EFE 20 Enero 2011