23 ene. 2011

Científicos de Salamanca avanzan en la investigación sobre el hongo que causa más enfermedades

5 especies de Cándida (C. albicans (WO-1), C. tropicalis, L. elongisporus, C. guilliermondii, and C. lusitaniae).
(Fuente: Web de Broad Institute especializado en investigación de Cándida)

Ángel Domínguez Olavarri, científico del Instituto de Biología Funcional y Genómica (IBFG) y de la Universidad de Salamanca, ha presentado hoy el trabajo de ocho años de investigación en torno a Candida albicans, el hongo que más enfermedades causa, puesto que es responsable de numerosas infecciones de carácter grave. A lo largo de este tiempo, el grupo que dirige Olavarri ha encontrado genes clave en el desarrollo del hongo, hasta el punto de obtener un mutante que no provoca enfermedades, tal y como ya han comprobado los científicos en modelos de ratón.



"Candida albicans es el hongo que produce el mayor número de enfermedades y las más graves, es el que mayor incidencia tiene en todo el mundo", ha explicado el investigador en declaraciones a DiCYT antes de ofrecer una conferencia para exponer su trabajo a otros miembros del IBFG, antiguo Instituto de Microbiología Bioquímica, centro mixto del CSIC y la Universidad de Salamanca. Entre las patologías que provoca el hongo están las candidiasis, infecciones cutáneas, gastrointestinales, respiratorias y genitales; así como vaginitis en las mujeres e infecciones sistémicas.

Dentro de los estudios genéticos que se llevan a cabo para conocer más acerca de este patógeno fúngico, Domínguez Olavarri ha estudiado la cromatina, que es "la estructura en la que van empaquetadas las hebras de ADN" y que es "necesaria para regular todos los procesos de diferenciación". Por lo tanto, "estamos intentando comprender, a través del análisis de los mecanismos de regulación, cómo este organismo se pega a las células humanas e invade los tejidos", señala el experto.

Menos invasivo

Dentro de ese afán por conocer los mecanismos del hongo, el hallazgo más relevante de este grupo de investigación ha sido averiguar que "algunos de los genes que afectan a la formación y a la remodelación de la cromatina hacen que el organismo crezca de un modo único, que no se diferencie y que queden afectadas muchas estructuras de la superficie celular hasta hacerlo menos invasivo". El equipo ha conseguido desarrollar mutantes de Candida albicans que no producen enfermedades "por lo menos en ratones", matiza el científico, ya que los roedores son el modelo con el que trabaja.

"En principio, nosotros no hacemos experimentos con humanos, pero estamos colaborando con algunos grupos que extraen el hongo de pacientes y estamos viendo si algunos de estos genes tienen modificaciones o no", apunta Olavarri, una línea de trabajo muy importante porque puede contribuir a realizar grandes avances frente a infecciones muy graves.

Fuente: Agencia DiCYT