20 feb. 2010

Cabimer y Virgen del Rocío logran otra línea de células madre embrionarias


Once meses después de obtener su primera línea de células madre, el Virgen del Rocío y el Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer) han obtenido la segunda.

Se trata de la quinta línea que se genera en Andalucía -puesto que hace un año el banco de células de Granada obtuvo las tres primeras-.

Sin embargo, la línea celular anunciada ayer reúne una característica que no tiene ninguna de las otras y que la hace especialmente interesante para la investigación biomédica: ha sido obtenida a partir de embriones que portaban una anomalía genética, por lo que van a ser empleadas, entre otras cosas, por investigaciones que buscarán encontrar terapias contra dichas taras en el ADN.

Una línea celular es un conjunto de células con unas determinadas características comunes que son capaces de reproducirse por sí mismas indefinidamente en una placa de cultivo de laboratorio.

Su primera utilidad reside en que sobre ellas los científicos pueden ensayar terapias contra enfermedades incurables -diabetes, ceguera- así como testar la eficacia de medicamentos sin necesidad de recurrir a un ensayo en humanos.

Junto a esto, los científicos emplean las líneas celulares para estudiar cómo funcionan las células y además esperan poder transformar esas células madre en cualquier tejido u órgano del cuerpo para poder regenerarlo, algo muy sencillo de decir pero muy complejo de llevar a cabo.

En España sólo centros de investigación en Barcelona y Valencia tienen también líneas celulares de producción propia. La línea obtenida por un equipo del Virgen del Rocío, liderado por Guillermo Antiñolo, y otro del Cabimer -dirigido por Karim Hmadcha- está ya depositada en el Banco de Líneas Celulares de Granada. El proyecto puesto en marcha entre ambos comenzó en 2007.

"Esta línea celular, bautizada como HVR-2 y que tiene ahora 32 semanas, está afectada por una traslocación genética: un trozo del cromosoma 15 se ha trasladado al cromosoma nueve, y ahora tenemos que investigar que repercusiones puede tener esto o qué enfermedades puede generar esta traslocación", explica Hmadcha, quien añade que esta tara genética "puede estar relacionada con patologías que afectan al crecimiento y a la diferenciación celular, como la hemofilia, pero esto sólo son hipótesis que hay que investigar".

Este trabajo tendrá una fase siguiente, según informó la Fundación Progreso y Salud de la Junta: la obtención de una tercera línea de células madre embrionarias que sea portadora de una enfermedad genética determinada.

"Su obtención supondrá tener un modelo celular para probar nuevos diagnósticos y tratamientos", añadió la fundación. Y todo, sin salir de una placa de cultivo con un lecho de células.

Esto es un paso más respecto al resto de líneas celulares obtenidas en Andalucía hasta ahora, que constituyen una herramienta estándar con la que los investigadores podrán desarrollar sus proyectos, vinculados especialmente con procesos celulares relacionados con los huesos, cartílagos, tejidos o corazón.

No hay comentarios: