12 jul. 2007

¿Podría devolverse a la vida al extinto mamut?

El descubrimiento de un bebé de mamut perfectamente preservado, sepultado en el permafrost siberiano hace 10.000 años ha provocado ríos de tinta especulativos acerca de si se podría crear un mamut vivo extrayendo su ADN, tal y como sucede en Jurassic Park. La idea de obtener ADN a partir de fósiles, y emplearlo para recrear animales extintos es realmente tentadora, tan tentadora que incluso llegamos a olvidarnos de lo realmente difícil que es.

El ADN es una molécula muy vulnerable cuando se la abandona a su suerte. Es estable dentro de una célula viva, pero esto sucede gracias a la membrana celular, que la protege del ambiente externo, y también gracias a un buen número de enzimas reguladoras y otros mecanismos que mantienen el etiquetado y evitan que se produzcan cambios en la secuencia. El ADN de un animal muerto no se encuentra bajo estros patrones de vigilancia, por lo que consecuentemente se rompe. Un documento de 1989 basado en fósiles de apenas 13.000 años, concluía que los daños eran tan grandes que apenas se podían obtener unos cortos retales de la secuencia. Sin embargo, en los últimos años, esta imagen ha comenzado a cambiar. El hombre al que hay que vigilar en esta área se llama Svante Pääbo, autor del antes mencionado documento, y un pionero en este campo.

En un documento más reciente, Pääbo demostró que el ADN fosilizado se rompe siguiendo un patrón bastante específico y predecible. Las bases C y G (los bloques básicos del ADN) son invariablemente remplazados por las bases T y A.

Esto sugiere que el proceso podría revertirse, lo cual nos proveería de un número amplio de copias de las secuencias dañadas, tras lo cual podríamos recrear el genoma de un animal extinto con un número aceptable de errores.

Por supuesto, una cosa es obtener la secuencia y otra muy distinta emplearla para producir un mamut real y vivo. Pero desde el punto de vista científico, este segundo paso no sería necesario. El mero hecho de obtener la secuencia completa del genoma de un mamut nos entregaría un recurso espectacularmente rico, capaz de aportar toda una vida de elementos de estudio. Crear al propio animal, es una especie de opción extra.

Además, ahora que el permafrost se está derritiendo ¿dónde viviría?

Traducido del artículo: " A (baby) mammoth discovery " (newscientist.com)
Fuente: maikelnai
Noticias relacionadas: